Este Momento Constituyente necesita una hoja de ruta, un itinerario de los pasos que debemos dar para salir de la crisis actual.

Estamos convencidos de que esta hoja de ruta no saldrá del poder político actual y por eso La Asamblea quiere ayudar a construir este itinerario a partir de un diálogo social amplio y democrático.

Estamos convencidos, también, que el primer hito de esa ruta es el plebiscito constituyente, un referéndum que debe ser vinculante, y permitir que la ciudadanía responda una pregunta simple y a la vez profunda: ¿queremos seguir viviendo bajo la actual Constitución?  Luego de este acto, debe continuar un Proceso Constituyente.

Es cierto que hoy no hemos definido exactamente los detalles de cómo se implementará, pero asumimos que nuestra labor como Asamblea es colaborar para construir un acuerdo que encause las etapas posteriores.

Pondremos acento en evitar que algún sector intente secuestrar o excluir al resto de este camino, especialmente frente al gobierno y la clase política tradicional.